Ahora que empezamos el año y queremos deshacernos de todo lo que nos sobra (como por ejemplo ropa que no usamos, kilos ganados en las fiestas, prendas que ocupan un espacio en el closet y que ya no necesitamos), es momento de organizar una SWAP  PARTY, una fiesta de intercambio, una reunión en la que convocaremos al intercambio de prendas .

Lo que a mí ya no me queda, funciona  o gusta, puede ser una pieza clave para el atuendo de alguien más.

¡Reúnete! Elige buena música,  y pasa unas horas agradables y muy productivas renovando tu guardarropa sin gastar un solo peso.

Puedes incluir accesorios, carteras, bolsas y hasta zapatos.

¡Anímate, es un gran pretexto para disfrutar de las amistades y adquirir piezas que quizás en ningún otro lugar encontrarás!