Es importante conocer nuestras características físicas antes de iniciar con la auditoria de guardarropa.

Ya que sabemos nuestra forma de cara, forma de cuerpo, complexión, estructura ósea  personalidad y colorimetría, podemos entrar de lleno a la limpieza de closet.  Lo primero es sacar todas las prendas, esto nos dará oportunidad para limpiar a profundidad los espacios y dejarlos listos para que empiecen a llenarse sólo con las piezas correctas.

Con la ropa que sacamos, haremos tres pilas o montones.

PRIMER MONTÓN
En este pondremos toda la ropa que NOS GUSTA, aquella que si uso, que repito, que si hoy estuviera en la tienda de compras ME VOLVERIA A LLEVAR.

SEGUNDO MONTÓN
La ropa que casi no me pongo, esa que lleva guardada meses y años..

Aquí entra el suéter que me tejió mi abuelita Cuquita y al  que amablemente bordó perritos azules, globos  y muñecos de nieve. O aquella camisa con la que di mi discurso de graduación en la prepa, que además de que es dos tallas menos a la actual, tiene manchas y amarrillas las axilas.

Es importante concientizar en que es nuestra oportunidad de deshacernos de “los apegos en forma de ropa”, esa  que ya no nos queda, ya no vamos a usar  y que solamente nos roba espacio y oportunidad de que fluya la energía y nos ocupa un lugar valioso para prendas correctas .

Quien no tiene un abrigo de hace muchos años, que ya no usa pero que te da “culpa” renovar pues es de lana y “no se ve mal”, (pero en realidad no te acuerdas cuando fue la última vez que lo usaste).

Cuando somos niños el proceso de crecimiento y renovación se da naturalmente. Creces y dejas la ropa para que alguien más la use; un hermano, algún pariente o amigo o alguien que no conoces y que seguramente vivirá historias nuevas con esa pieza que tu ya no utilizabas. Sin embargo cuando crecemos nos es muy complicado deshacernos de cosas, ya no es un proceso natural y muchas veces hasta lidiamos con la culpa y entonces envejecemos junto con nuestra ropa.

TERCER MONTÓN
En este irán todas las piezas que si puedo usar pero requieren de algún ajuste. Dobladillo, cambio de cierre, recorte de largo de manga, o simplemente ajuste de talla.

También incluiremos zapatos que necesiten cambio de tapas o pintura y accesorios que puedan arreglarse y quedar en óptimas condiciones.

Queda estrictamente prohibido dejar piezas
Por si bajo de peso…
Por si regresa la moda..
Por si este año si me hago la “lipo”..
Solamente dejaremos las piezas correctas en la talla correcta.