Los microorganismos no son tan malos como los pintan.

Durante muchos años los microrganismos han tenido una muy mala reputación ¿qué es lo primero que piensas cuanto escuchas o lees palabras como, bacterias, hongos y virus? Si a tu mente solo vinieron palabras como enfermedad, contagio, epidemia, peligro o bioterrorismo, relájate, ahora es el momento de conocer la cara buena de estos seres tan “malvados”. Es por ello hoy vamos a hablar de lo maravillosos e indispensables que son estos pequeños organismos para que cada uno de nosotros pueda seguir vivos, ¿te imaginas eso? ¿cómo qué no puedo vivir sin microbios?

Cada milímetro de nuestra piel tiene microorganismos, incluso dentro de nuestro cuerpo habitan, en el sistema digestivo, respiratorio y urogenital. El sistema digestivo de cada ser humano contiene millones de microbios que tiene un papel importante en nuestra salud aunque esto nos resulte difícil de creer. Nuestra microbiota intestinal o mal conocida como “flora intestinal” está formada por bacterias como lactobacillus, bifidobacterias, estreptococos, entre muchos más, que nos ayudan a la digestión de los alimentos y a la par obtienen energía, durante este proceso las bacterias producen algunas vitaminas que nuestro cuerpo necesita, mantienen activo nuestro sistema inmune y a su vez protege nuestro sistema digestivo contra otras bacterias, virus u hongos dañinos (causantes de diarrea, colitis, estreñimiento, entre muchas otras afecciones). Las bacterias hacen tan bien su trabajo que si quitásemos todos estos microorganismos sería casi imposible seguir vivos.

Pero ¿cuántas bacterias hay en mi cuerpo? Son tantas las bacterias que habitan en nosotros que se estima que tenemos 10 veces más microbios en nuestro organismo que células, es decir, ¡por cada célula tuya hay 10 bacterias contigo! Se estima que en total hay 100 billones de bacterias buenas que habitan nuestro cuerpo y que la mayoría de ellas son buenas amigables ya que, de todos los tipos de bacterias conocidas, se aproxima que tan solo 100 de ellas nos enferman. Ya no suenan seres tan malvados los microbios, ¿verdad? la otra buena noticia, es que al menos 2 kilos de nuestra masa corporal realmente no es nuestra, pertenece a todos estos microorganismos que habitan en nuestro cuerpo.  Así que cada que te subas a una báscula recuerda que eres más delgada de lo que los números marcan.

Ahora comprendemos mejor la famosa frase que dice: “Cuando te sientas solo, recuerda que hay miles de millones de bacterias que viven en tu cuerpo y que significas el mundo para ellas”. Se acerca el día del amor y la amistad, y si crees que no tienes a nadie, recuerda que hay seres microscópicos que pase lo que pase van a estar siempre contigo y que van a hacer hasta lo imposible por verte sano y feliz.