Como individuos somos seres políticos, no es diferente para las marcas, Apple tiene una responsabilidad mundial y una postura que mantener. Para nadie es un secreto que es la empresa más grande del mundo y uno de sus ejercicios principales es generar capital, innovar tecnología y vender, al mismo tiempo promueve fuertemente una cultura de globalización para un mundo sin fronteras, sin divisiones, sin minorías oprimidas, su CEO apoya la comunidad LGBT y la ideología de la empresa apuesta fuertemente a la energía renovable y los ejercicios económicos sustentables, visiones y posturas completamente opuestas a la campaña de Trump, razón por la cual, Apple no apoyará de ninguna manera la campaña política presidencial del partido en julio, HP es la única empresa con precedentes históricos similares, aunque Zuckerberg no se detiene a opinar fuerte y claramente en contra del antagónico candidato republicano, quizás la gran manzana sea el primer elemento de una larga lista de empresas tecnológicas que definan su postura y hasta el resultado de las elecciones.