Según el diccionario, el significado de la palabra pronóstico,  es la predicción de la evolución de un proceso o de un hecho futuro a partir de criterios lógicos o científicos. Esto lo  podemos observar, en lo que al estado del tiempo se refiere: “Con estos datos y con los de la temperatura ya se puede hacer un pronóstico del tiempo y si lo vemos desde otra perspectiva, podemos decir que ya saben quién, contra todo pronóstico, se le confirió el triunfo”, esto, como bien usted y yo lo sabemos, sucede en todas las elecciones.

Un pronóstico en el ámbito médico de acuerdo a Wikipedia, se refiere al Juicio que hace el médico sobre el curso, la duración y la curación de una enfermedad, por ejemplo: “el pronóstico no es grave, mañana ya se dará de alta al paciente,  pero  cuando el  pronóstico de una enfermedad es reservado,  el médico explica que no se puede predecir la evolución futura de una lesión o de una enfermedad,  porque los síntomas no son suficientes o porque hay riesgo de que surjan complicaciones:

“en el hospital hay varios accidentados con pronóstico reservado”. Esto quiere decir, que el término “pronóstico reservado”, es un “pronóstico incierto”, o desconocido.

Amable lector: históricamente nuestro país  padece un cáncer aparentemente imposible de curar.  Las células de la corrupción se han multiplicado a través de los años  provocando una metástasis que invade  toda nuestra nación, de la cabeza a los pies.

De acuerdo a los pronósticos emitidos por los voceros del futuro gobierno que iniciará   funciones a partir del próximo primero de diciembre, suponemos que la quimioterapia que utilizarán  para arrancar todo el mal enraizado, será tan potente que terminará  por regresar la salud de las finanzas, del petróleo, de la educación, del empleo, etc.- En pocas palabras y siendo muy optimistas, el pronóstico es bastante esperanzador.

De manera personal, difícilmente creo que una tumoración tan añeja y arraigada desaparecerá  en seis años, ¡qué más quisiéramos los mexicanos¡.-  Si así fuera, mi pregunta sería la siguiente: ¿Por qué si el remedio para la cura de este mal es tan sorprendente, se están contratando curanderos y charlatanes para administrar la dosis que aliviará  a un país más enfermo que nunca?.-  No quiero ser pesimista, porque aun creo en los milagros,  pero esto a todas luces es un pronóstico reservado.