Si el amor es lo que mueve al mundo, una saludable distancia de la persona que más amas puede regalarte el espacio necesario no sólo para crecer y cultivar intereses personales, también para entender y recalcular las razones por las que decidiste estar en una relación; pasar tiempo juntos, compartirlo todo y disfrutar cada momento, es romántico en las películas pero puede resultar impráctico en la vida diaria.

Estadísticamente es mejor tener cosas nuevas que compartir que desgastar las obvias, es importante reconocer que el interés es el motor principal de la intención, una sencilla forma de alimentar la última y renovar el primero es encontrar el equilibrio perfecto de compañía y soledad, por supuesto cada quien conoce su medida, lo que nos recuerda que justo el secreto es ese: conócete bien a ti, el resto es fácil.