Con la tecnología actual, la distancia no es el olvido, incluso en algunos casos genera más presencia que solo estar físicamente en un solo lugar a la vez y compartir espacio de manera natural.

Bjork es especialista en llevar el arte a sus últimas consecuencias utilizando no solo su talento, y su postura de vida, sino también aprovechando por completo las bondades tecnológicas disponibles, de esta forma su Avatar hizo presencia digital en Londres con la ayuda de su contraparte física en Islandia. Hecho que extiende y prolonga su Exhibición “Vulnicura” y que arranca la gira por Europa y America del Norte para borrar límites y fronteras, para transmitir mejor que antes mensajes complejamente humanos y deliciosamente musicales y tecnológicos.